top of page

Cómo aliviar la ansiedad del regreso a clases.

Actualizado: 13 ago 2023

El inicio del curso escolar puede ser emocionante para algunos niños, pero para otros puede estar

acompañado de preocupaciones. Si te detienes a observar la conducta de tu hijo unos días antes de comenzar la escuela, quizás notes algunos cambios, como intranquilidad, dificultad para conciliar el sueño o le escuches hacer preguntas que denotan preocupación con respecto al regreso a clases.


Durante los meses de verano, los horarios tienden a relajarse un poco, los niños tienen más tiempo para descansar y divertirse y hay menos contacto con los compañeros de clase, lo cual implica menos presión social. Sin embargo, al volver a la rutina del curso escolar, el horario se llena de actividades y los niños pasan más tiempo fuera del hogar, donde las expectativas académicas, conductuales y sociales aumentan. A eso se suman los cambios que ocurren cada curso escolar: nuevas maestras, nuevos compañeros de clase, nuevo salón de clases y, para algunos, el cambio de escuela o de nivel académico.


Por lo tanto, no es sorprendente que los niños se enfrenten a esta nueva etapa con cierta ansiedad. ¿Quién será mi maestra? ¿Será buena o no? ¿Quiénes serán mis compañeros de clases? ¿Podré entender la materia de este grado o será muy difícil para mí? ¿Podré encontrar amigos o me sentiré solo? Estas son algunas de las preocupaciones normales que acompañan el regreso a clases.


Volver a la escuela es especialmente difícil para aquellos niños que han tenido experiencias negativas en la vida escolar, ya sea porque se les dificulta el aprendizaje, han experimentado situaciones desagradables con los maestros o han sido víctimas de acoso escolar. También para aquellos que tienden a preocuparse.


Como padres, hay mucho que podemos hacer para hacer esta transición lo más fácil posible. A

continuación, encontrarás algunas ideas.


1.- Planea una visita a la escuela unos días antes de que comience el curso. Así podrá ver su nuevo salón de clases y conocer a su maestra.


Muchas escuelas ofrecen oportunidades como “Open House” o “Meet the Teacher”. Aprovecha estos eventos. Si no es posible entrar a la escuela antes de que comience el curso, al menos pasa por esa área y recuérdales a los niños que pronto regresarán.


2.- Comienza a practicar la rutina del curso escolar con anterioridad.


Una semana o dos antes, practica volver a acostarlo y levantarlo temprano, sacar la ropa que usará al día siguiente, desayunar, etc. De esta manera la adaptación al horario será gradual y el primer día no se sentirán agotados por el cambio.


3.- Envuelve a los niños en los preparativos del regreso a clases.


Participar en la compra de materiales escolares, ropa, mochila, meriendas, etc. no solo les ayudará a recordar que se acerca el inicio del curso, sino que puede ser una manera de añadirle un poco de emoción a la transición. A los niños les encanta tener cosas nuevas, así que, si te es posible, cómprales algo o ayúdales a preparar algo que puedan usar el primer día de clases.


4.- Haz el regreso a clases emocionante.


Unos días antes de que comience la escuela, empieza a recordarle las experiencias positivas del curso anterior: sus mejores amigos, sus adultos preferidos, la materia que más le gusta, la hora del recreo, las actividades extracurriculares, etc. Pequeños detalles como llevar su merienda preferida o permitirles usar la ropa que más les gusta, pueden añadirle un poco de emoción al primer día de escuela.


5.- Organiza una tarde de juego con algún amiguito unos días antes.


De esta manera podrán reconectarse con sus amigos y la expectativa de verlos otra vez en la escuela les ayudará a experimentar sentimientos positivos con respecto al regreso a clases.

Aunque sentir un poco de ansiedad durante las primeras semanas del curso es normal, sobre todo para aquellos que van a la escuela por primera vez o han experimentado cambios de escuela o de nivel académico, algunos niños necesitan ayuda adicional. Si notas que después de varias semanas continúa llorando, se niega a separarse de sus padres, no duerme bien o se queja de síntomas físicos como náusea o dolor de estómago, te recomiendo que consultes a un profesional de salud mental.


Lillian Matutes

7 de agosto, 2023

69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page