¿Por qué la Terapia de Juego?

No podemos comunicarnos con alguien si no hablamos su mismo idioma y el idioma de los niños es el juego.  El juego les permite conocerse a sí mismos, a otros y al medio que les rodea. A través de él comienzan a descubrir y regular sus emociones, aprenden a enfrentarse a sus miedos y a conquistarlos, desarrollan habilidades físicas, sociales y emocionales, descubren nuevas maneras de resolver problemas, crean.

Jugando con otros aprenden a perder y a ganar, a compartir, a abrazar las diferencias, a expresar sus necesidades verbalmente.

El juego sana, a través de él los niños nos cuentan su manera de ver el mundo y le dan sentido a las cosas difíciles de entender.

Como terapeuta de juego, entiendo que para los niños puede ser difícil poner en palabras lo que necesitan decir, pero, al igual que los adultos cuando llaman a un amigo para contarles sus problemas o buscan ayuda profesional, ellos tienen algo que expresar. Encontrar alguien que les entienda, les acepte y les guíe a través del proceso de sanidad emocional es esencial para el éxito terapéutico.

 

Duelo

¿Conoces a un niño que ha experimentado la muerte de un ser querido o tiene un ser querido cuya muerte es inminente? ¿Has notado cambios en su conducta, tales como irritabilidad, hiperactividad, trastornos del sueño, falta de concentración? Tal vez llora frecuentemente, está más apegado a los adultos importantes en su vida y demuestra ansiedad al separarse de ellos, o ha regresado a conductas de etapas del desarrollo que ya había vencido, tales como mojar la cama por las noches o la ropa durante el día, chuparse el dedo, pedir el biberón, etc. Ese niño necesita ayuda.

Es posible que también tú estés sufriendo esa pérdida y te preocupe expresar tus emociones delante de tu hijo. Te preguntas cómo le afectaría verte llorar. Quieres encontrar las palabras para explicarle lo mejor posible lo que ha sucedido y aunque quisieras mantener viva en su mente las memorias de su ser querido, temes que al recordárselo aumentarás su tristeza.

Permíteme caminar de la mano contigo en este momento difícil y acompañar a tu familia en el proceso de duelo, de la misma manera en que he acompañado a muchas otras.

 

Llámame al (210) 570-3521 si deseas obtener más información sobre cómo puedo ayudarte.